EL OJO QUE LEE:

ESPEJO DE FERNANDO MILLÁN.

por José-Carlos Beltrán

 

“Ideogramas, emblemas y mitografas. Antología poética (1965-2000)” es el libro que hace justicia al reconocimiento de obra desde y en su tierra, Villarrodrigo (Jaén 1944), a uno de los más relevantes creadores del experimentalismo español, Fernando Millán. [1] El libro editado por el Instituto de Estudios Giennenses, inaugura la colección “Antologías Poéticas” lo que es un valor añadido a este homenaje que sus gentes hacen al Millán poeta, complementandose con una exposición antológica en la Sala de exposiciones del Palacio Provincial de  Jaén  del 12 de Febrero al 10 de Marzo del 2002. con un catálogo a color de una bien cuidada edición con tapas de carton-tela  y una acertada introducción de Blanca Millán Domínguez, “Las escrituras materiales de Fernando Millán”.

Hechos como este honra tanto a quien lo promueve como al homenajeado, Millán rompe el mito de “nadie es profeta en su tierra”, bien treinta y siete años de continuado esfuerzo por divulgar la poesía visual y elaborar una obra extensa y de referencia necesaria cuando se habla de experimentalismo en España se lo merece.

El resultado es esta excelente antología en la que el lector encontrará entre sus hojas la vida del poeta reflejada con sinceridad y fiel al deseo de abrazar todas las libertades, de un hombre sencillo entregado a la creación artística desde lo poético y vivencial, haciendo de su propia vida, el arte de vivir consigo mismo hacía los demás.

El libro se inicia con las definiciones de los tres conceptos del titulo, un articulo de Eduard Escoffet “Fernando Millán y algo así como un cuerpo” que sitúa a Millán en su momento histórico. Pero es otro poeta quien nos ofrece un estudio exhaustivo de la trayectoria artística del autor, Antonio Orihuela “Fernando Millán o la vanguardia como exilio” (págs. 13 a 37) un excelente trabajo acompañado de una nutrida bibliografía, que permite al lector conocer ampliamente las características de la obra y la actividad creadora de este polifacético poeta, en sus múltiples formas de entender y ejercer la poesía, fonética, perfomance, visual, organizador de exposiciones y encuentros, traductor de Tristán Tzara,  conferenciante, profesor de cursos sobre experimentación, y editor independiemnte, todo un mundo en la búsqueda constante de una nueva expresión que  Fernando Millán desde sus 18 años que publica en la revista “Poesía Española” su primer poema discursivo, hasta la actualidad en plena actividad creativa con la misma frescura e ilusión de sus inicios, propias de un ser creativo en evolución, a pesar de haber pasado épocas de silencio exterior, pero sin dejar de hacer poemas.

Fernando Millán que llega a la experimentación con el magisterio de Julio Campal, de quien será su amigo en toda la extensión de la palabra y relevante divulgador de la obra del poeta, fundador del Grupo N.O. coautor de la mítica antólogia internacional junto a Jesús Garcia Sanchez “La escritura en libertad” la primera editada por una editorial comercial como Alianza, incluido en las más destacadas antologias internacionales y nacionales como “Antología consultada de la poesía visual española,” de J-C.Beltrán  2001 en la que escribe el epilógo “El color en la poesía visual”, se nos presenta en cada una de las páginas de esta antología, que reúne muestra de todos sus libros editados, [2] inéditos [3] o los libros de ejemplar único [4] y el libro de conversaciones junto a Chema de Francisco “Vanguardias y vanguardismos ante el siglo XXI”, 1998. como un creador nato, predispuesto a dejar su experiencia plasmada en cada poema en constante investigación de expresión, y ello lo convierte en un autor necesario para comprender un poco mejor la poética experimental.

El libro se cierra con la más completa biobiliografía (1964-2000; págs. 211-257) de su obra tanto individual como colectiva, incluyecto su labor periodística, así como carteles, postales, libros, estudios, críticas y referencias sobre sus obra de los más destacados críticos.

Nos encontramos ante un libro necesario y bien documentado, que puede servir de puerta para un estudio extenso que bien se merece un creador con una obra importante, de quien ha sabido con su rigor creativo traspasar las barreras del tiempo, un  clásico del género en plena evolución creativa.

Estamos ante el espejo que nos devuelve la mirada de Fernando Millán, presente en cada una de sus obras, realizadas sin tapujos, con plena libertad de acción y conciencia, como debe realizar su obra todo artista que se precie y más cuando estamos hablando de uno de esos hombres que ya ocupa el lugar histórico que le corresponde en la poesía en general y el experimentalismo en particular.

 

Benicarló, España

15 de Junio 2002

 

 

 

[1] Eduard Escoffet “Se le tiene que hacer un hueco dentro de los nombres que han marcado la poesía castellana de la segunda mitad del siglo XX”, pág. 11 en la introducción a la obra comentada. Antonio Orihuela “Es para la crítica especializada internacional , el más serio exponente de la investigación y creación poética de vanguardía en España”, pág. 13 Estudio en la obra comentada.

[2] “Este protervo zas (1968-1969) “Textos  y antitextos1966-1970) ” 1970, “Poemas N.O (1965-1975)  1997. “Ariadna o la búsqueda” (1971-1973) 1996. “Mitógrafas” (1968-1976) 1978. “Prosae” (1974-1980) 1980. “La depresión en ESPAÑA” (1982-1983) 1983 Y 2º edic 1993. “Haikai para los ojos” (1995-1998) 1999.

[3]  “Libro de relatos” (1969-1971) “Tesis Corporal” (1976-2000) “Los signos de la mano” (1979-1997) “Criptogramas” (1968-1998) “Los objetos del poema” ( 1979-2000) “Textículos” (1986-1988) “España del duelo y de la hoja”, “Textículo del deseo prisionero” “Matrices (1992-1998)”, “Libro de las alter-ego-nancias (1997-2000).

[4]  “Libro de las figuras y las tablas 1998” Libro de la doble conciencia (acidulada) 1999.

 


[ volver - back ]