DE LA POESIA/PROCESO A LA POESIA PARA y/o A REALIZAR

por Edgardo Antonio Vigo

 

El poema / proceso

El paso dado por los brasileros del movimiento "Poesía de Proceso", así llamado primitivamente, para convertirse en el actual "Poesía/Proceso" no fue por generación espontánea. Debemos rendir justo homenaje a Brasil, país que con sus corrientes de poesía de avanzada se convierte cuantitativamente en centro-motor, agregándose a esto los valores cualitativos que nacen dentro de estas corrientes contemporáneas como el Grupo "Noigandres de Sao Paulo", más conocido como Grupo de Poesía Concreta -ver "Poesía Concreta Brasilera", Datos y Testimonios por Haroldo de Campos en "Diagonal Cero No. 22 / junio 1967, pág. 5/16- Augusto y Haroldo de Campos, Décio Pignatari, José Lino Grunewald, Ronaldo Azeredo son los encargados de replantear a nivel internacional los principios dados desde el comienzo de nuestro siglo y, adormecidos por este eterno y pretendido retorno que aspira toda época cuando se viene de pasar por "hitos" demasiados revulsivos. Es el aburguesamiento de la cultura por aprovechamiento de métodos novísimos con contenido clásico. El batallar de este Grupo engendrará el Movimiento Praxis -en cierta forma cultor de un revisionismo lingüistico vía-nuevas formas, pero con contenido todavía declamativo en muchos de sus practicantes. Y como resultado de una evolución nacional de la poesía novísima nace el Movimiento de "Poesía/Proceso".

Con ella se da forma definitiva (usando en sentido relativo el término) a una serie de inquietudes propuestas teóricamente pero no conseguidas en forma práctica. De la re-lectura de principios literarios concluimos en que muchos de ellos adquieren concreción con los objetos-poéticos de los "poetas/procesos". Es interesante des- tacar una definición que antepone Wladimir Dias-Pino con respecto a los dadás:

"Existe el poema-objeto de los dadaístas. Los nuestros son objetos-poemas. Es, la misma diferencia, entre poema-libro y condición de libro-poema. El "Infierno" del Dante es un poema-libro. La condición de poesía-poema (un largo poema) es lo que impone todo un libro, en el caso del Dante. En el libro-poema es la expresión del propio material usado en el libro: la compaginación, la página en blanco, las permutaciones de sus páginas, la transparencia del papel, el corte, los cantos, etc. La funcionalidad dada por la visualización en el poema-proceso".

El poema-objeto de los dadaístas (y los surrealistas) no es más que la prolongación de una línea recibida, el poema-ilustrado. Un juego de imágenes literarias desencadenaba la construcción de un objeto, paralelamente por el mismo autor. En los poetas/proceso el objeto pasa a ser poético sin necesaria utilización de la palabra como desencadenante del fenómeno poético, sin utilizar la palabra -método tradicional de volcamiento de la poesía- el objeto-poético de los "procesistas" nace de un campo visual-espacial creando un nuevo lenguaje, un lenguaje en proceso.

Y es en el escape de la tipografía donde los integrantes del grupo dan el verdadero sentido y sello revulsivo y de época. Ya hemos adelantado este pensamiento al sostener que, lamentablemente, todas las vanguardias con verdadero sentido del asombro, revulsivas y agresivas terminan en ser fagocitadas por aquellos que, aprovechando el cambio del contexto siguen ubicando los contenidos tradicionales. Aceptamos asimismo que toda época premonitoria de un cambio radical, contenga dentro de esos contenidos, formas que pre-anuncian la etapa a transitar pero no más allá. Y como la poesía novísima ya ha caminado lo suficiente para cumplimentar ese previo requisito sostenemos que en la actualidad no puede existir movimiento que pretenda llamarse novísimo si no se ajusta en forma casi tiránica al principio de una armonía perfecta entre contexto-contenido. Y los poetas/proceso desbordan a los concretos y praxistas y ubican sus objetos-poéticos en la tesitura de la apertu- ra que permitirá posteriormente el desarrollo de la poesía para armar y posteriormente la poesía para realizar aquí postulada. Ubicamos, entonces, el poema/proceso con sus objetos-poéticos dentro de una previa etapa de una poesía para armar.

 

El poema para armar

Tenemos que dejar sentado claramente las diferenciaciones, pues al ser éstas sutiles, pueden llamar a error. De ahí pues lo reiterativo de algunos conceptos. Cuando hablamos de poesía para armar, estamos limitando la conducta del participante. No debemos olvidar que ésta está condicionada a un plano determinado, del cual no podrá salirse. Existe la construcción de un objeto-poético o poema novísimo determinado por un "programador" de proceso o de poema para armar. Acá el término "programador" suple al de "artista". Este ya está perimido por la acción y relación que mantiene con la sociedad. Si hablamos de un arte seriado, tecnológicamente realizable, con formas de fácil reproducción y anexiones técnicas es obvio seguir utilizando este término. "Programador de proyectos" (así lo define Neide de Sá) encierra en su significación una "conducta" diferente. Un programador no necesariamente debe cumplimentar las exigencias de práctica artesanal y encerrarse en un "vedettismo" propio de la época individualista perfectamente identificada desde el punto de vista histórico, mientras existió el concepto de "obra única".

 

El poema para y/o realizar

 

DOCUMENTO EN CONSTRUCCION

 

Montevideo, Uruguay, 12 de Noviembre de 1997.

 


[ volver - back ]