ACTUALIDAD DE LA POESÍA VISUAL ESPAÑOLA *

por José-Carlos Beltrán

 

Portugal siempre ha sido para mi, un país lleno de misterio y poesía, de ordenada belleza y espiritualidad. Me confieso un enamorado del fado, con su Amalia Rodríguez a corazón y sentimiento abierto, me confieso un alma sorprendida por la desesperación hecha hombre en cada verso del maestro de maestros Fernando Pessoa, y en el campo de la poesía visual, me confieso un admirador de la obra y actitud abierta de entrega por aquello por lo que cree, de Fernando Aguiar. Y es precisamente por el conocimiento de este creador de belleza, que me interese por la poesía visual de este país vecino, con muchas características compartidas con España. Causa que hace doblemente triste el gran desconocimiento de una cultura tán rica como la portuguesa en España, en general y en el género poético visual en particular. Por ello, desde hace tiempo tuve la intención de dedicar un número de la revista Phayum, a la poesía y poetas visuales portugueses, a fin de poder ofrecer al interesado español, una mínima introducción a la poética visual portuguesa, Y desde ahí se introdujera a descubrir la riqueza creativa de un pueblo y unos poetas que aportan y tienen mucho que aportar a la creación poética visual.

 

Portugueses y españoles, llegan a la poesía visual, tal como la conocemos hoy en día, anteriormente en sus inicios llámese experimental, concreta, prácticamente a la vez. Si las primeras manifestaciones de poesía concreta en Portugal fueron realizadas por José-Alberto Marques, con la publicación del poema “Solidazo” [1] en el diario del Colegio Andrade  Coren en 1958 y por Ana Hattherly como el 1º poema concreto en el Diario de Noticias en 1959. En España se inicia con la llegada del uruguallo Julio Campal al seno de las Juventudes Musicales de Madrid en 1962, en la que funda un año después “Problemática 63” dedicando su actividad a dar conferencias sobre el tema, y este mismo año 1963 Enrique Uribe publica un poema espacial en el Suplemento literario del “Times” [2] siendo la primera exposición coordinada por Julio Campal y Enrique Uribe del 27 de Enero al 2 de Febrero de 1965, bajo el nombre de “Poesía concreta”  en la Galería Grises de Bilbao [3] y es curioso que en esta exposición participó un gran poeta español y uno de los más destacados ensayistas y traductores de la obra de Fernando Pessoa, Ángel Crespo, siendo su única intervención en la poesía concreta Así se inicia el camino de la experimentación de una Forma paralela en ambos países. Luego en las dos décadas siguientes, se seguiría una actividad similar.

 

En los años setenta se incorporan a la practica poética visual en Portugal junto a los mencionados E.M. de Melo e Castro, Salette Tavares, Antonio Aragao, Abilio José Santos, formando el núcleo histórico que impulsaron la poesía experimental en Portugal. En España, con el fallecimiento de Julio Campal el 19 de Marzo de 1968, se crean dos grupos desde el seno de “problemática 63” uno dirigido por Ignacio Gómez de Liaño “Cooperativa de Producción Artística y Artesana” que dura de 1966 a 1969 y el otro fundado por Fernando Millán “Grupo N.O” desde 1968 a 1972. ambos grupos hacen exposiciones, conferencias, por todo el Estado. Se editan libros.

 

Siendo un momento brillante para la expansión de la poesía concreta española. Son tiempos de censura y agobio político, y la poesía visual es un grito de rebeldía, así en Mayo del 68, se firma la carta-manifiesto defendiendo una vanguardia libre en España por el Grupo N.O. formado por Fernando Millán, Enrique Uribe,Juan Carlos Aberasturi, Joakin Diez y Jesús García Sanchez.. los cuales publican carteles y sobres de material experimental, y entran en contacto con José Maria Montells director de la revista “Poliedros” del Grupo Parnaso 70, editando libros N.O. dentro de las colecciones “Lentes de contacto” y “El anillo del cocodrilo” de carácter experimental, en la que se publican libros emblemáticos como “Textos y antitextos” de Fernando Millán y el mítico “Quizás Brigitte Bardot venga a tomar una copa esta noche” de Alfonso López Gradolí, el primer libro experimental publicado a color, cuya coste de edición, 40.000 ptas. de la época hizo quebrar el proyecto editorial.

 

En esta década la publicación de antologías de poesía experimental da a conocer el momento de expansión de dicha poética, así en 1972 Felipe Boso e colaboración con Ignacio Gómez de liaño, publican una en la revista alemana “Akzente” considerándose la primera española, en el 1973, la prestigiosa revista “El Urogallo” dedica un número al genero, pero es en 1975 cuando se publica la que mayor influencia a tenido en el tiempo, por su difusión al ser editada por una editorial comercial de prestigio: “La escritura en libertad” [4] de carácter internacional con inclusión de 14 poetas españoles.

 

En 1972 en Mayo organizada por la Cooperativa de producción artística y artesana, en la Galería Forum de Madrid , se realiza la exposición “Experimenta” e  Ignacio Gomes de Liaño anuncia la muerte de la poesía visual y concreto, esto gracias a Dios no fue así, distintos grupos nacían en toda España, como “Neon de Suro” en Palma de Mallorca, “Texto poético” de Bartolomé Ferrando en Valencia, “Ambit de poesía visual” en Barcelona con Gustavo Vega, Jordi Vallez,etc... se realizan encuentros en Cádiz, 1976, Bilbao 1978 y el de mayor resonancia las Jornadas de poesía experimental de Santander 1979. [5] A la vez que salen los primeros libros de Francisco Peralto, Pablo del Barco, J.M. Calleja, etc... autores que se incorporar a la practica visual, siguiendo actualmente en activo y siendo puntos de referencia.

 

La década de los ochenta sigue la misma trayectoria de expansión y definitivamente esta manera de entender el hecho poético a través de la imagen, se denomina poesía visual, tal como a llegado a nuestros días. Son varias las revistas que dedican espacio a la poesía visual, como “Camp del Arpa” “El crotalon” o “Canente”, exposiciones que marcaron la salida de la poesía visual al gran publico como “Poesía experimental ara” comisariada por Bartolomé Ferrando en Valencia 1982, “Concretísimo ochenta” comisariada por Pablo del Barco en Sevilla, en Córdoba “Mira la poesía”  etc... siguen proliferando las antologías como “17” de J.M. Calleja o el extra de la revista francesa Doc(k)s coordinada por Jose Antonio Sarmiento,...

 

Los años noventa, se caracterizan por una practica más individual, pero a la vez proliferan las carpetas de participación, que ya se iniciaron en los ochenta con el Grupo Texto Poético de Bartolomé Ferrando en Valencia, o “3x3=3” de J.M. Calleja en Mataro (Barcelona), así tenemos “Píntalo de verde” con 20 autores coordinada en Mérida (Badajoz) por Antonio Gómez, “Veneno” con 315 ejemplares y numero variable de  autores de Francisco Aliseda en Bilbao, o “El Paraíso” con 25 ejemplares  de José Luis Campal en Pola de Laviana (Asturias), todas ellas en plena actividad.

 

El poeta necesita la comunicación compartiendo su obra así se inicia una mayor participación de los poetas visuales en la practica del mail-art, organizando exposiciones mailartistas, se editan libros, en editoriales especializadas pero pequeñas como P.O.E.M.A.S. de Rafael Marín de Valladolid, Arrayán” de Pablo del Barco en Sevilla, o “Taller de les paraules” de Francisco Pérez Belda en Navarres (Valencia) Revistas como “Texturas” en Vitoria editada y dirigida por Ángela Serna, “Phayum” que desde Benicarló (Castellón) edito junto a Maria Jesús Montía, siendo la única en el estado español dedicada exclusivamente a la divulgación de la poesía visual, se convocan premios, como el “Joan Brossa” en Vespeya de Gaia (Tarragona) o “Café Caruso” en Vitoria.

 

Es ha partir de 1997, hasta nuestros días cuando la practica de la poesía visual en España empieza a tomar una mayor repercusión en el ámbito cultural del país. El inicio digamos de este fenómeno sociocultural viene con la publicación de una de las revistas de mayor prestigio ensayístico, como es “Ínsula” que dedica su número 603/604 de Marzo/Abril de 1997 un monográfico sobre el tema “Ver la poesía: La imagen gráfica del verso”, destacados críticos como Rafael de Cozar, Fernando R. de la Flor, o la portuguesa Ana Hatherly, nos muestran apuntes historicos, y autores como Joan Brossa, Corpá, etc... nos dán su poética, un número que permitirá despertar el interes del lector sobre el genero poético visual. En octubre junto a María Jesús Montía, publiqué el primer número de la revista Phayum, movido por la escasez de revistas y el afán de conocer cuanto mayor información y obra de lo que se estaba haciendo en España, en poesía visual. Un poema titulado “Historia de amor” despertó nuestro interés por la obra de Rodolfo Francotirador, y fue nuestro primer poeta invitado, deseándole las páginas centrales, ahora aquí he tenido el honor de conocerlo personalmente. Phayum nació para dedicarse exclusivamente a la poesía visual y hasta ahora en esta línea seguimos.

 

Otro acontecimiento que marcó un buen paso hacía el reconocimiento de la poesía visual en España, fue el ser seleccionado Juan Brossa, como el representante español en la mítica bienal de Venecia de Arte Contemporáneo, al mismo tiempo que una muestra antológica del maestro Brossa recorría las distintas ciudades españolas, acercando la poesía visual al gran público.

 

Con la publicación de la antología “Poesía visual española ante el nuevo milenio” [6] se abren  una serie de actividades que  llevaran a conocerse personalmente a los autores incluidos, con motivo de su presentación en Madrid el viernes 21 de Mayo de 1999 en la Galería Key Help, con la inauguración de la exposición “Poesía para ver” [7] con obra de veintidós  autores incluidos en la antología. El 1999 se podría llamar el año de las antologías, pues además de la del “milenio” como rebautizó el poeta J.Seafree, se publicaron con su correspondiente catálogo, “La palabra imaginada, compendio de poesía visual española” [8] y “Poesía visual catalana” [9] así mismo Blanca Millán Domínguez edita el ensayo “Ñ, Poesía visual en España” [10] que nos hace un recorrido por la historia de la poesía visual en España.

 

En el año 2000, se suceden una serie de actividades que dan un mayor conocimiento de la  poesía visual, libros como “Phayum, poéticas visuales” [11] de María Jesús Montía y quien suscribe en el que treinta y dos poetas, nos ofrecen su definición de poesía visual, sale como complemento de la antología del “milenio”, al mismo tiempo la editorial Opera Prima de Madrid, pública “Aldea poética II.Poesía en acción ” [12] un libro en el que se mezclan la poesía discursiva, el comic, las letras de canciones con poemas visuales, como reconocimiento del género y la revista cultural “Zurgai” que dirigue en Bilbao Pablo González de Langarika, dedica un extraordinario a la poesía visual con el título de “Lo que nos une” [13]. Es de destacar en este año la publicación del amplio ensayo “La poesía visual en España Siglos del X al XX” [14] genero que tanta falta hace, para una mayor profundización del género.  

 

En Vitoria el poeta Juan López de Aél, abre una galería dedicada a la poesía visual, con el nombre Espacio de Arte, Galería Itinerante, inaugurándose el 21 de Octubre, con un homenaje a la revista Texturas en su décimo número, la mejor publicación sobre el genero en España, editada y dirigida por Ángela Serna en Vitoria..

 

Una de las acciones que mayor revuelo de opiniones ha surgido en torno a la poesía visual española, fue la consulta por mi parte a cuarenta y cinco poetas y críticos especializados en poesía visual, pidiéndoles nominaran los quince poetas visuales vivos más representativos del momento actual en España, se nominaron a 130 poetas, de los que los veinticinco primeros,[15] fueron incluidos en el libro “Antología consultada de la poesía visual española. El color en la poesía visual” con prólogo de Estaban Puchals e epílogo de Fernando Millán. Editada por este mismo en su función de editor, quedando fuera de la antología excelentes poetas como Alfonso López Gradolí, José Luis Castillejo, Francisco Pino, etc... quizá por la circunstancia de que en la actualidad su actividad pública fuera un tanto menor, y teniendo encuentra siempre que toda antología es limitada.

 

Un factor importante que se da en el momento actual es la inclusión de la poesía visual en los medios de comunicación, revistas culturales, etc... así el suplemento cultural del Diario de Córdoba “Cuadernos del Sur” ha editado desde el 2001, seis portadas del suplemento con poemas visuales de Nieves Salvador y J-C.Beltrán, así como en su interior, pero no a modo de ilustración, como era habitual, sino como tales poemas visuales señalados explícitamente y eso es lo importante, revistas como Cuadernos del Matemático, o Amilamia, por nombrar alguna  hacen lo mismo, lo que nos hace ver que la poesía visual empieza a no ser la gran desconocida, exposiciones se realizan en todo el Estado, se editan libros individuales, como los de J.M. Calleja, Ángela Serna, Francisco Pérez Belda, etc.

 

En el día de hoy son varias las acciones de se están realizando en los distintos puntos de España, así en Córdoba la revista de poesía “Ánfora Nova” publicará en Junio un monográfico dedicado a la poesía visual con el nombre genérico de “La imagen de la palabra” del cual soy coordinador, junto al director de la revista José Maria Molina Caballero. En Vitoria a punto de publicarse el número doce de la revista “Texturas” por su editora Ángela Serna, dedicado a la obra de Juan López de Aél, que es un enamorado de Portugal, hasta el punto que ha creado un  heterónimo “Maria da Silva Andrade” con personalidad propia, por ello le he querido incluirlo en el número 9 de Phayum dedicado a Portugal como poeta invitado, porque sé que él se siente de ambos países. Fernando Millán ha sido homenajeado en su tierra, Jaén, con la edición de una extensa antología y exposición de su obra por la Diputación de Jaén, además Millán esta impartiendo una serie de seminarios sobre creación visual, iniciándolos en el  Circulo de Bellas Artes de Madrid, luego en Sevilla, etc... y Antonio Gómez con el nombre de “Verdades a medias” expone su obra más reciente en la Escuela de Arte de Granada, Antonio Gómez es el poeta visual español con mayor reconocimiento de obra, desde 1998 la Galería Fernando Serrano de Huelva lo presenta en la más importante feria de arte contemporáneo en España ARCO, y eso es una prueba más de que la poesía visual poco a poco deja de ser esa gran desconocida, para ocupar el sitio que le corresponde dentro de la cultura.

 

Y para terminar, espero que esta I Bienal Internacional de Poesía do Duero e Vale de Còa, en la que me habéis hecho el honor de participar y presentar Phayum, sea el inicio de una colaboración que ayude a conocer mejor las poéticas visuales de ambos países, yo por mi parte estoy dispuesto a ello, he llegado y he sido sorprendido por el espíritu abierto de vdes, por la calidad que respira la poesía visual portuguesa y eso es una buena nueva que no se puede silenciar, sino más bien darle todas las alas de libertad para que llegue allí donde haya una persona con el espíritu abierto por la libertad personal hacia la universal. Gracias siempre en paz, amor y poesía.

 

 

* Texto de la conferencia pronunciada por José-Carlos Beltrán,

el 25 de Mayo 2002, en el Convento de Frades de Troncoso, dentro

de la I Bienal Internacional de poesía do Duero e Vale do Còa de Portugal.

 

 

(de izq. a der.) RICHARD MARCEL, NIEVES SALVADOR, JOSE MARQUES,

FERNANDO AGUIAR Y JOSE-CARLOS BELTRAN en Foz de Côa, Portugal.

 

 

NIEVES SALVADOR Y JOSE-CARLOS BELTRAN

en la inauguración de Foz de Côa, Portugal.

 

 

[1] Fernando Aguiar. “La poesía experimental en Portugal” Revista Phayum 9. Benicarló (Castellón) Mayo 2002.

[2] José-Carlos Beltrán. “La imagen del poema. Poesía visual española 1962-2000” Revista Zurgai. Bilbao Diciembre 2000.

[3] Antonio L. Bauza “Odología poética” Revista Artesa nº 25. Burgos.Febrero 1975.

[4] Fernando Millán y Jesús Garcia Sanchez “La escritura en libertad” Colección Alianza Tres.  Alianza Editorial. Madrid 1975.

[5] Victor Infantes “Encuentro con la poesia experimental” Col Nueva escritura. Editorial Euskal Bidea. Santander 1981.

[6] José-Carlos Beltrán. “Poesía visual española ante el nuevo milenio” prólogo de Ángela Serna. Editorial Arteragin. Vitoria 1999.

[7]Poesía para ver” comisariada por Fernando Millán y José-Carlos Beltrán, se convertiría en itinerante, habiendo estado hasta el momento en Pineda de Mar (Barcelona) Benicarló (Castellón) Burjassot (Valencia) Premi d´alt (Barcelona) Valladolid, Palencia y Vitoria. Cuenta con dos obras de 22 poetas visuales, fijas, más la incorporación de autores locales en cada exposición.

[8] Antonio Gómez, comisario “La palabra imaginada” Ayuntamiento de Don Benito (Badajoz) 1999.

[9] Xavier Canal y J.M.Calleja. comisarios “Poesía visual catalana” Centre d´art Santa Mónica. Barcelona 1999.

[10] Blanca Millán Domínguez “Ñ Poesía visual en España” Colección Ensayo 2, Información y Producciones. Madrid 1999.

[11] Maria Jesús Monita y José-Carlos Beltrán. “Pahyum, poéticas visuales”. Colección Candela B. Grupo poético Espinela. Benicarló 2000.

[12] VV.AA.”Aldea Poética II, Poesía en acción”. Editorial opera Prima. Madrid 2000.

[13] Revista Zurgai. Lo que nos une” copilador Francisco Aliseda. Bilbao. Diciembre 2000.

[14] Felipe Muriel “La poesía visual en España” Colección Patio de Escuelas Ediciones ALMAR . Salamanca 2000.

[15] Antonio Gómez, Fernando Millán, Bartolomé Ferrando, Julián Alonso, J.M.Calleja, Pablo del Barco, Juan López de Aél, Angela Serna, Gustavo Vega, Rafael Marín, José-Carlos Beltrám, J.Seafree, Jose Luis Campal, Nieves Salvador, Xavier Canals, Sergi Quiñonero, Yolanda Perez Herreras, Josep Sou, Co`pé, Joaquin Gómez, Antonio Orihuela, María Jesús Montía, J.M. dela Pezuela y Abel Figueres.

 

José-Carlos Beltrán “Antologia consultada de la poesía visual española. El color en la poesía visual” Colección Icono. Información y Producciones.madrid 2001.

 


[ volver - back ]