AU MA - accion urgente mail art

 

 

"Identidad y Globalización"

 

Proyecto Internacional de Arte por Correo Electrónico

 

Desde Seattle, Praga y Génova hasta los lugares más remotos del planeta, retumba fuerte el grito del mismo fenómeno con que se inicia el nuevo siglo y el nuevo milenio: el Movimiento de Resistencia Global.

Por un lado, los jerarcas mundiales en su eterno juego de ajedrez planetario se reunen periódicamente para afinar y agilizar sus políticas expansionistas bajo los dictados del gran capital. En el otro extremo, los desheredados de la tierra se organizan y resisten la aplicación de estas políticas depredadoras, que van no sólo contra su existencia humana, sinó también contra su entorno ambiental y sus diferencias culturales. Es el fenómeno de la globalización y su respuesta inmediata: la Resistencia Global.

Así como el socialismo utópico fue la respuesta histórica a la Revolución Industrial del siglo XIX, en las postrimerías del XX y comienzos del XXI, el movimiento anti-globalización se enfrenta a un sistema que, desde el derrumbe político del bloque soviético, ejerce una hegemonía mundial sin parangón en la historia de la Humanidad: el capitalismo neo-liberal en su máxima expresión.

Nunca antes unos pocos habían tenido tanto poder y control sobre tantos, con una consecuencia inmediata: más pobreza, más marginación y más discriminación. En otras palabras, una desvergonzada y sistemática deshumanización en beneficio de una dictadura financiera y comercial.

Pero esta inmensa mayoría no se resigna ni olvida fácilmente y se lanza a resistir la globalización y a globalizar, a su vez, la resistencia. En ello les va la vida, dado que asisten a diario a la depreciación de sus recursos. Desde los Sin Tierra de Brasil hasta los anti-transgénicos en Europa se exige una sociedad donde valores como la justicia, la igualdad y la libertad primen sobre las ideas de Wall Street. Una sociedad que limite el poder de las multinacionales en beneficio de las mayorías. Una sociedad que consolide la democratización de sus instituciones, con una distribución más equitativa de la riqueza, y por tanto, una sociedad más justa.

Aún cuando los movimientos de resistencia a estas políticas neo-liberales configuran un variado espectro social y cultural, dado los muy diferentes contextos en que se originan, la globalización de sus reclamaciones obedece a un fenómeno paradójico y nuevo: la revolución de las comunicaciones electrónicas y de Internet.

Cuando podemos enterarnos, casi instantaneamente, del drama mortal desatado recientemente en Génova; del peregrinar de los desplazados en Brasil, o de la penosa inmigranción de marroquies en España, a través de la red, estamos siendo mucho más que testigos pasivos de sus causas, algo imposible de imaginar hace pocos años. La inmediatez de la información dinamiza la comunicación.

Cadenas de solidaridad y listas de opinión circulan en cuestión de minutos. Miles de imágenes y textos nos informan detalladamente cualquier acontecimiento, actualizandolo constantemente, motivándonos a participar. Internet ha revolucionado el concepto de los mass media con una gran proyección en la vida cotidiana de los individuos; ya no se puede ser neutral excusándose en el desconocimiento o la ignorancia.

Gracias a Internet, utilizado masivamente por los anti-globalización, se han podido reunir miles de personas en las cumbres de los G-8, cobrando enorme importancia la intensidad de sus manifestaciones.

Es en este punto, en que mail artistas y net-artworkers entramos en acción. Con nuestro sentido de solidaridad y justicia social, apoyamos plenamente esta causa, sumando nuestra voluntad y conocimientos a las estrategias que se involucran en esta resistencia global.

Queremos incentivar la "creatividad social" en respuesta a los intentos de estandarizar las conductas públicas y privadas, encerrándolas en los límites de un modelo de vida voraz y depredador.

Pedimos tu participación en este proyecto, que intenta tender una mano más, que junto a otras miles, logre imponer los derechos humanos sobre los efectos globalizadores de los poderosos.

 

Barcelona, Buenos Aires, Hamburg, Madrid, Montevideo,
Puerto Rico, Santiago de Chile, Tarragona, Vigo.
August 2001

 

 

ver el proyecto

IDENTIDAD Y GLOBALIZACION

 

 

 

 

"Antiglobalización", Vortice Argentina, 2001

 

 

 


Volver a AUMA

Volver a PROYECTOS